Warning: mysql_num_fields() expects parameter 1 to be resource, boolean given in /home/elds/public_html/es.elds.org/wp-includes/wp-db.php on line 3026

Warning: mysql_num_fields() expects parameter 1 to be resource, boolean given in /home/elds/public_html/es.elds.org/wp-includes/wp-db.php on line 3026

Warning: mysql_num_fields() expects parameter 1 to be resource, boolean given in /home/elds/public_html/es.elds.org/wp-includes/wp-db.php on line 3026

Warning: mysql_num_fields() expects parameter 1 to be resource, boolean given in /home/elds/public_html/es.elds.org/wp-includes/wp-db.php on line 3026

Warning: mysql_num_fields() expects parameter 1 to be resource, boolean given in /home/elds/public_html/es.elds.org/wp-includes/wp-db.php on line 3026
Mormones Creen | Lea las historias y creencias de los mormones, los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, y cómo el Evangelio mejora sus vidas.

Mormones Creen

Por favor visite nuestra guía y aprenda cómo agregar su imagen y video a su testimonio.

Testimonios recientes RSS

  • Mormones enseñan el Evangelio con poder by
    on febrero 25, 2014 | 1 comment |
    Etiquetas: , , ,

    Son muchas las iglesias que consideran la predicación como un método ideal de llevar la palabra de Jesucristo a los pueblos. Existen muchos métodos para cumplir con el mandato de llevar las buenas nuevas a los pueblos. Pero, ¿que es lo que enseñan los mormones y como logran que más y más personas consideren sus enseñanzas como verdaderas, a pesar de mostrar doctrinas tan diferentes a las enseñadas por otras iglesias?.

    sentir-tomholmoe-espiritu-santo-lt-01El primero y más fuerte de todos los elementos que intervienen en la enseñanza de los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, comúnmente conocidos como mormones, es que sus declaraciones no dependen del razonamiento simple del ser humano; es el razonamiento espiritual y la confirmación efectiva, única y potente del Espíritu Santo el que logra actuar sobre las personas.

    Es esta experiencia espiritual la que da paso a la mayor seguridad de la verdad de todas las cosas. Por ser una experiencia netamente personal, su singular percepción la hace indescriptible, sublime y tan fuerte que no se puede negar.

    Este mismo poder, conferido ya como un Don tras el bautismo por inmersión, continúa ejerciendo poder para aprender las verdades del Evangelio Restaurado y para enseñarlo. La enseñanza forma parte vital y rutinaria de la formación de los mormones. La instrucción constante de los líderes llamados al servicio hace de cada miembro de la Iglesia de Jesucristo un maestro singular de la verdad.

    Los mormones siguen adelante en la búsqueda de mayor luz y verdad dentro del Evangelio Restaurado y saben que el Señor dijo: “Y os mando que os enseñéis el uno al otro la doctrina del reino. Enseñaos diligentemente, y mi gracia os acompañará, para que seáis más perfectamente instruidos en teoría, en principio, en doctrina, en la ley del evangelio, en todas las cosas que pertenecen al reino de Dios, que os conviene comprender” (D. y C. 88:77–8).

    Los mormones están claros de la importancia de seguir este mandamiento sagrado; pues es una responsabilidad divina. Reconocen lo esencial que es el enseñar a vivir como el Señor lo desea. Cada santo de los últimos días se prepara de manera individual y en familia en sus hogares; también se capacitan cada semana en las capillas, donde además de la instrucción recibida en los discursos inspirados, reciben instrucción en las clases de Escuela Dominical y las reuniones de las organizaciones auxiliares.

    clase-escuela-dominical-mormonaEs de desatacar que desde niños los mormones son bien instruidos en las verdades del Evangelio Restaurado y al cumplir los 14 años, cada jovencito y jovencita inicia la formación formal de estudios de Seminarios, donde por cuatro años consecutivos reciben instrucción apropiada, sistemática y de alta calidad, de las Escrituras Sagradas.

    Los adultos de entre 18 y 30 años continúan su formación espiritual y recibiendo instrucción y para ello cuentan con Institutos, donde recibe aun mayor instrucción de la Palabra de Dios por otros cuatro años. Estos programas de Seminarios e Institutos forman parte del Sistema Educativo de la Iglesia y es totalmente gratuito y cuenta con certificación a su término.

    La instrucción en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días se efectúa por maestros capacitados para la instrucción. Al enseñar, los maestros y alumnos se nutren de las verdades del Evangelio y avanzan juntos a su progreso espiritual. El enseñar, para los mormones, representa oportunidades de prestar servicio significativo.

    Los mormones saben que existen oportunidades de enseñar en el trabajo, en la escuela, en el parque y en cualquier lugar donde se encuentre. Los mormones prestan este hermoso servicio en su familia, al ser maestro orientador o maestra visitante, entre otras muchas formas de servir al Señor y a Su Iglesia.

    En su discurso: El aprendizaje y la enseñanza del Evangelio, en la Conferencia General de Octubre de 2010, el hermano David M. McConkie, de la Presidencia General de Escuela Dominical indicó cuatro aspectos que permiten que un maestro alcance condiciones ideales y los explicó uno por uno diciendo:

    mormón-leyendo-las-escrituras-estudiando-1Primero, sumérjanse en las Escrituras. No podemos amar lo que no conocemos. Cultiven el hábito del estudio diario de las Escrituras, separado y aparte de la preparación de sus lecciones. Antes de que podamos enseñar el Evangelio debemos conocerlo.

    Segundo, lleven a la práctica las cosas que aprendan. Cuando Hyrum Smith (hermano del profeta José Smith) tenía el deseo de llegar a ser parte de esta gran obra de los últimos días, el Señor le dijo: “He aquí, ésta es tu obra: Guardar mis mandamientos, sí, con toda tu alma, mente y fuerza”10. Como maestros, nuestra obra, ante todo, es guardar los mandamientos con toda nuestra alma, mente y fuerza.

    Tercero, busquen la ayuda del cielo. Supliquen al Señor Su Espíritu con toda la energía de su corazón. Las Escrituras declaran: “Si no recibís el Espíritu, no enseñaréis”11. Esto significa que a pesar de que utilicen todas las técnicas de enseñanza correctas, el aprendizaje verdadero no tendrá lugar sin el Espíritu.

    En cuarto lugar, es de suma importancia que ejercitemos nuestro albedrío y actuemos, sin demora, de acuerdo con los susurros espirituales que recibamos.

    Los mormones saben que pueden prepararse para enseñar con sus palabras las maravillas del Plan de Salvación que nuestro Padre Celestial preparó para la humanidad y buscarán aprovechar la oportunidad para compartir el evangelio en el momento oportuno. Sin embargo, no es sino con el ejemplo de vida que se puede dejar un testimonio de la verdad que profesa.

    De la misma forma, los santos de los últimos días tienen presente siempre a Jesucristo como ejemplo y procuran enseñar a la manera del Señor. Jesucristo siempre demostraba amor genuino y preocupación por aquellos a los que prestaba servicio; fortalecía a las personas en forma individual y enseñaba los principios del Evangelio.

    Al compartir la verdad con palabras y acciones, los mormones saben que son un instrumento por medio del cual el Espíritu Santo pueda enseñar, testificar, consolar e inspirar. Con ello, se logra que las personas reconozcan el error y se sientan estimulados a abandonar el pecado  y desear obedecer los mandamientos de Dios y se abra la vía para más que personas deseen venir a Cristo y permanecer en Su amor.

    Los mormones enseñan con poder, por el poder de lo Alto, tal y como el profeta Nefi enseñó: “cuando un hombre habla por el poder del Santo Espíritu, el poder del Espíritu Santo lo lleva al corazón de los hijos de los hombres” (2 Nefi 33:1). El Salvador lograba despertar el deseo de entender y vivir el Evangelio y los santos de los últimos días, o mormones, siguen Su ejemplo.

    Entrada escrita por:

    Reinaldo y Rosselly

     

     

     

    Reinaldo Mendoza

     

     

    Periodista (Comunicador Social, mención Desarrollo Social), egresado de la Universidad Católica Cecilio Acosta en Venezuela. Magister en Teaching Higher Education, egresado de la Caribbean International University. Miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, donde sirve como Obispo del Barrio Unión, Estaca Los Sauces, Valencia-Venezuela.

     

     
  • La libertad de culto y el albedrío by
    on febrero 23, 2014 | Deje un comentario |

    En el mundo existe un sinfín de religiones, grupos, sectas e individualismos  que profesan seguir a una o muchas deidades; incluso se observan movimientos que no consideran a ninguna  existencia divina. En este sentido, los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, también conocidos como mormones, consideran lo que reconocen como un Don de Dios mismo, y es la libertad de elección o albedrío, el cual ha sido dado a todos los habitantes de la tierra incluso desde antes de su fundación.

    Esta libertad de elección se conjuga con la existencia de iglesias, y son las personas mismas las que pueden y deben determinar donde congregarse y como adorar. En el documento oficial conocido como Los Artículos de Fe de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, en su número 11 se deja saber al mundo que los mormones “Reclamamos el derecho de adorar a Dios Todopoderoso conforme a los dictados de nuestra propia conciencia, y concedemos a todos los hombres el mismo privilegio: que adoren cómo, dónde o lo que deseen”.

    Siguiendo este principio dado de lo Alto a todos los hombres, los mormones consideran a todos los hombres sobre la faz de la tierra como seres libres capaces de escoger lo que son y lo que pueden llegar a ser. Afirman, además, que “… a todo hombre se da el Espíritu de Cristo  para que sepa discernir el bien del mal…” (Moroni 7:16), por lo que es responsabilidad de cada persona hacer buen uso de la sagrada libertad que el Padre Celestial ha dado a Sus hijos (hijos de Dios).

    Los mormones en el mundo se sienten reconfortados al poder encontrar las palabras libertadoras, venidas de Dios, y dadas a través de Sus líderes quienes destacan el amor y el respeto a las iglesias existentes, a sus preceptos y doctrinas, aún cuando no siempre coincidan con lo que ellos reconocen como verdades del Padre Eterno. Al mismo tiempo, reconocen a todos los seres humanos como hijos de Dios y les tratan como hermanos respetándoles en sus decisiones, pero a la vez procurando enseñar lo que saben que es verdad.

    Quentin L. Cook, miembro del Quorum de Los Doce Apóstoles manifestó que “nunca ha sido fácil lograr ni conservar la libertad y la luz. Desde la guerra en los Cielos, las fuerzas de la maldad han utilizado todo medio posible para destruir el albedrío y extinguir la luz. El ataque contra los principios morales y la libertad religiosa nunca han sido tan potentes”.

    Cook recalcó al respecto que “como Santos de los Últimos Días tenemos que hacer todo lo posible por preservar la luz y proteger a nuestras familias y comunidades de este ataque a la moral y a la libertad religiosa”. (Quentin L. Cook, ¡Haya luz!, Conferencia General de octubre de 2010).

    De esta manera, queda plasmado el compromiso y la necesidad de preservar la libertad religiosa en todo momento “pues he aquí, el Señor les concede a todas las naciones que, de su propia nación y lengua, enseñen Su palabra, sí, con sabiduría, cuando Él juzgue conveniente que tengan” (Alma 29:8).

    Este artículo fue escrito por:

    Reinaldo y Rosselly

     

     

    Reinaldo Mendoza

     

     

    Reinaldo es Periodista (Comunicador Social, mención Desarrollo Social), egresado de la Universidad Católica Cecilio Acosta en Venezuela, Magister en Teaching Higher Education, egresado de la Caribbean International University. Miembro de La Iglesia De Jesucristo De Los Santos De Los Últimos Días, donde sirve como Obispo del Barrio Unión, Estaca Los Sauces, Valencia-Venezuela.

     
  • El Jesucristo de los mormones by
    on enero 15, 2014 | Deje un comentario |
    Etiquetas: , ,

    ¿Son Cristianos Los Mormones?

    El Jesucristo de los mormones

    Son muchas las manifestaciones de amor que el mundo le ha mostrado a Aquel quien quedó registrado en las Escrituras Sagradas  como el Señor y Salvador de la humanidad, reconocido por hacer bien entre quienes le conocieron y quién estuvo dispuesto a morir por sus amigos, la humanidad toda. Se trata de Jesucristo, inevitablemente reconocido como aquel que padeció solo una vez por los pecados del mundo.

    mormon-cristo-doctrina1Luego de la muerte y resurrección de Jesucristo, quienes le venían siguiendo con un testimonio visible de sus obras se convirtieron en portavoces de la vida y labor de este hombre singular. Hoy en día, son millones de hombres, mujeres y niños los que dan testimonio de Jesús de Nazaret, como un ser especial y cuyo propósito fue el de brindar salvación a todos los que le sigan.

    Los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, identificados por muchos con el apelativo de mormones, se sienten felices de saber que esta organización sigue las enseñanzas de Aquel que murió por la humanidad y que Él mismo la dirige por medio de un profeta escogido por Dios para este tiempo.

    Asimismo, los mormones están conscientes de la realidad que reviste la existencia preterrenal, mortal y  resurrección de Jesucristo. Reconocen que tras nacer en Belén, el niño Jesús creció y se desarrolló en la plenitud de un hombre colmado de sabiduría especial venida de lo alto y dispuesto al servicio y a brindar amor.

    El Jesucristo de los mormones es aquel que  a los 30 años inició su predicación del Evangelio y caminó enseñando y haciendo bienes. Rodeado de hombres con condiciones naturales, pero habiendo sido llamados para un fin celestial, Sus apóstoles y discípulos.

    mormon-Getsemani2El Jesucristo de los mormones es Aquel quien estuvo dispuesto a sufrir por los pecados de toda la humanidad, sufriendo de tal manera que derramó sangre por cada uno de sus poros. Es Aquel que sufrió humillación y el dolor causado por el látigo de la injusticia. Aquel quién fue sostenido en una cruz y rodeado de delincuentes murió; dejando testigos de ese acto de amor puro y sincero. Ese Jesús que muerto su cuerpo y vivo en el espíritu llevó buenas nuevas de salvación a los espíritus de quienes habían muerto, dándoles esperanza para la vida eterna. (1 Pedro 3:18 al 20)

    El Jesucristo de los mormones es aquel que tras haber sido sepultado en un mausoleo prestado, pasados tres días, se levantó de entre los muertos y resucitando se mostró a Sus seguidores y a Su pueblo, con quien compartió, pescó, comió e instruyó para luego elevarse a los cielos con ese mismo cuerpo glorificado.

    Para los mormones, Santos de los Últimos Días,  Jesucristo no solo fue y sigue siendo un hombre especial; fue literalmente el Primogénito del Padre y Su Unigénito en la carne; fue y es el hijo del Hombre, el Hijo de Dios.

    A pesar de ser conocidos en el mundo como mormones, los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, saben que son cristianos y se aferran a las verdades que dejó durante Su ministerio terrenal y aún más allá, puesto que saben que esta organización es dirigida y pertenece a Aquel que murió por la humanidad.

    Esta verdad del ser cristianos se ve reflejado en el nombre mismo de Su Iglesia la cual fue restaurada y lleva a cabo Su Obra de amor. En este sentido el élder M. Russell Ballard, del Quórum de los Doce Apóstoles, en un discurso publicado por la revista Liahona de noviembre de 2011, indicó refiriéndose al nombre de La Iglesia De Jesucristo De Los Santos De Los Últimos Días que “cada palabra es aclaratoria e indispensable”.

    En ese mismo discurso explicó que  “La palabra La indica la posición única de la Iglesia restaurada entre las religiones del mundo. Las palabras Iglesia de Jesucristo declaran que ésta es Su Iglesia. En el Libro de Mormón, Jesús enseñó: “¿Y cómo puede ser mi iglesia salvo que lleve mi nombre? Porque si una iglesia lleva el nombre de Moisés, entonces es la iglesia de Moisés; o si se le da el nombre de algún hombre [como Mormón], entonces es la iglesia de ese hombre; pero si lleva mi nombre, entonces es mi iglesia, si es que están fundados sobre mi evangelio” (3 Nefi 27:8); de los Santos significa que sus miembros lo siguen a Él y se esfuerzan por hacer Su voluntad, guardar Sus mandamientos y prepararse una vez más para vivir con Él y nuestro Padre Celestial en el futuro. “Santos” sencillamente se refiere a aquellos que procuran santificar su vida mediante el convenio de seguir a Cristo; de los Últimos Días explica que es la misma Iglesia que Jesucristo estableció durante Su ministerio terrenal, pero restaurada en estos últimos días. Sabemos que hubo un desvío, o una apostasía, que requirió la Restauración de Su Iglesia verdadera y total en nuestra época”.

    Así mismo, el élder M. Russell Ballard indicó que “el nombre que el Salvador ha otorgado a Su Iglesia nos indica exactamente lo que somos y lo que creemos. Creemos que Jesucristo es el Salvador y el Redentor de todo el mundo. Él expió los pecados de todos los que se arrepienten, rompió las ligaduras de la muerte y trajo la resurrección de los muertos. Seguimos a Jesucristo. Como dijo el rey Benjamín a su pueblo, así mismo reitero a todos nosotros, que “os acordaseis de conservar siempre escrito [Su] nombre en vuestros corazones” (Mosíah 5:12).

    Es pues, muy claro que la posición de los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es la de mostrarse como lo que son; cristianos verdaderos y seguidores del único a través del cual se puede lograr la expiación de la humanidad. Saben que siguiendo a Jesucristo y mostrando el amor infinito a Dios y al prójimo, así como cumpliendo con las ordenanzas, principios y mandamientos divinos, los mormones aspiran volver a la presencia de Nuestro Padre Celestial no solo como beneficiarios de la salvación ofrecida, sino también viviendo en familia por la eternidad.

     

    Escrito por: Reinaldo Mendoza

    Periodista (Comunicador Social, mención Desarrollo Social), egresado de la Universidad Católica Cecilio Acosta en Venezuela. Magister en Teaching Higher Education, egresado de la Caribbean International University. Miembro de La Iglesia De Jesucristo De Los Santos De Los Últimos Días, donde sirve como Obispo del Barrio Unión, Estaca Los Sauces, Valencia-Venezuela.

     
  • “Tú me has programado para tener gozo” by
    on junio 12, 2013 | Deje un comentario |
    Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

    Hartman Rector Jr. y su esposa Connie fueron sido bautizados en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, en febrero de 1952. Diecisiete años más tarde, fue llamado como Autoridad General en el Primer Consejo de los Setenta de la Iglesia SUD (a veces erróneamente llamada la “Iglesia Mormona“). Ha pasado toda su vida dedicado a nuestro Salvador, Jesucristo, y escribió un libro que recopila muchas historias de conversión. Cada historia es única y convincente. Una historia que narra es la de un ex monje católico, John S. Staley:

    doctrina-mormona-cristoDespués de dos años de universidad, tomé mis primeros votos trienales como monje benedictino. Según san Benito, fundador de la orden en el siglo VI, un monje es aquel que busca a Dios. Debo confesar que mi conocimiento era indistinto en cuanto a quién y qué era Dios realmente. Esta ha sido una búsqueda de por vida. (More …)

     
  • El plan de salvación by
    on junio 12, 2013 | Deje un comentario |
    Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

    Los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, o mormones, creen que somos hijos e hijas de nuestro Padre Celestial. Antes de esta tierra, vivimos como hijos espirituales en nuestro hogar celestial. Queríamos llegar a ser como Él era. Nuestro Padre Celestial sabía que no podíamos avanzar más allá de un cierto punto, a menos que Lo dejáramos por un tiempo. Él quería que nosotros desarrolláramos las cualidades divinas que Él tiene. Para ello, tuvimos que dejar nuestro hogar pre-mortal para ser probados y obtener experiencia. Nuestros espíritus necesitaban ser revestidos con cuerpos físicos. Como parte de su plan, tendríamos que dejar nuestro cuerpo físico al morir y reunirnos con éste en la resurrección. Entonces volveríamos a recibir cuerpos inmortales como el de nuestro Padre Celestial. (More …)

     


Derechos de autor © 2016 Mormones Creen. Todos los derechos reservados.
Este sitio web no es propiedad ni está afiliada a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (algunas veces llamada la Iglesia Mormona o Iglesia SUD). Las opiniones aquí expresadas no representan necesariamente la posición de la Iglesia. Las opiniones expresadas por los usuarios individuales son de responsabilidad de los usuarios y no representan necesariamente la posición de la Iglesia. Para visitar las páginas oficiales de la Iglesia, sírvase visitar LDS.org o Mormon.org.